Ciudadanos del mundo global

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

CIUDADANOS DEL MUNDO GLOBAL

 

Si un extraterrestre tuviera la capacidad de observar simultáneamente lo que ocurre en los países avanzados y en la Argentina, no entendería muchas de las diferencias. Si tomara en consideración las riquezas naturales, las influencias climáticas y  que la expansión tecnológica permite una comunicación rápida de las novedades y una operación internacional de los cambios, no comprendería  por qué unos viven en el cielo y otros en el infierno. Pero si el que estuviera en el cielo fuera Juan Perez  - un argentino promedio -  y se decidiera a participar en lo mejor de los dos mundos, debería preguntarse: ¿qué es lo que me diferencia  del exitoso John Smith  promedio que reside en Londres? 

 

La primera distinción es que él domina el inglés como lengua materna. Si Juan Perez optimizara su inglés, podría convertirse en ciudadano del mundo global y competir con John Smith según la lógica de los mercados modernos, es decir, ofertando sus servicios a menor costo.

 

Si ciudadanos y gobernantes actuáramos estratégicamente y en equipo, podríamos trasladar a los países desarrollados parte de nuestros problemas de empleo. De hecho, las empresas internacionales profesan el culto de la tercerización según el cual eliminan o reemplazan gente y se reorganizan para aumentar sus beneficios y hacerse más competitivas.

 

Ni al ciudadano Juan Perez ni al político de turno, les alcanzaría solamente con aprender inglés, pero sí sería una condición necesaria. Si evaluamos a los que buscan  trabajo, comprobaríamos que el argentino está alejado y a muchos kilómetros  del dominio de este idioma. Y como en la actualidad el inglés es el idioma del mundo, dominarlo es la primera herramienta del aprendizaje de la globalización.

 

La segunda es combatir la tercerización, convirtiéndome en "YO S.A." o ciudadano del mundo global. Para ello, hacen falta dos estrategias:  1) Desarrollar mi creatividad: si quiero ser competitivo no puedo continuar  utilizando sólo el 10% de mis recursos naturales.  2) Integrar mi sistema nervioso con el sistema nervioso digital: si el universo de los átomos está asociando con el de los bits, puedo realizar cualquier trabajo a distancia transformándome en un teleworker, el trabajador del futuro.

 

Así, Juan Perez  superará a  John Smith porque lo aventajará en  lo que este último no se ha percatado: ha desarrollado al máximo su creatividad y además es bilingüe. La solución, es mejorar la productividad del argentino, la cual representa hoy sólo el 25% comparado con sus pares de países desarrollados. Esto explica, por un lado, el exceso de horas extras. Por el otro, hace incomprensible  la desinversión en educación de la  creatividad, cuyo desarrollo  permitiría poner en marcha la fábrica de ideas como escuela de proyectos.

 

Para lograrlo, busquemos a  aquellos argentinos con ganas de cambiar, encendamos en ellos la llama de la esperanza y comencemos a invertir en su capacitación para convertir sus pequeñas brillantes ideas - como perlas a cultivar - en exportaciones e ingresos de divisas.

 

Esta es la propuesta de ILVEM, institución comprometida con la filosofía de que la educación puede y debe ser diferente. Aunque la burocracia  instalada en la sociedad es una máquina de impedir, los sectores progresistas pueden aliarse  incorporando tanto el principio de individualidad como el de solidaridad social, resumido en la frase "aprender a trabajar en equipo".

*  Dr. Horacio Krell, Director de ILVEM. Consultas a horaciokrell@ilvem.com.ar.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull